¿Qué importancia tienen las métricas en tu trabajo como copywriter?

Métricas y copywriting

Las métricas son clave para los copywriters porque ayudan a justificar nuestro trabajo, pero muchos clientes, no las facilitan.

 

Hay muchos copywriters que no están pendientes de las métricas de su trabajo. Error.

A continuación te lo voy a demostrar y también te diré cómo ponerle remedio.

 

¿Cómo sabes si eres un buen copywriter?

Las métricas son, a fin de cuentas, lo único que vas a poder usar con tu cliente para defender tu trabajo de copywriting.

Los famosos K.P.I o key performance indicators.

Estos indicadores clave de rendimiento, en castellano, son métricas cuantificables que determinan realmente cómo los anuncios, los emails y las páginas de venta que redactas para tu cliente están contribuyendo a un resultado determinado.

Para tus clientes se traduce en dinero,money, parné, chito…como quieras llamarlo, de lo que ganan gracias a lo que te pagan por tu trabajo.

Para ti como copywriter, debe ser lo más parecido a una Biblia. Esa guía que debes seguir y que es fundamental para tu mejora como profesional.

Por no hablar que al ser capaz de medir tus resultados puedes ofrecer mejores informes a los clientes y generar un portfolio atractivo que te permita vender servicios como churros.

Las métricas te permiten decir sin miedo que eres un buen copywriter porque has conseguido unos determinados resultados.

Puedes decir sin lugar a duda que tu copy es bueno.

 

Las métricas definen el éxito/fracaso del copywriting

El trabajo de un copywriter se valora según su efectividad.

Aquí no hay copy bonito o copy feo. Hay copy que funciona y copy que no.

Y para eso, para saber cómo tu trabajo se ha traducido en ventas, conversiones, clics o el objetivo que sea, necesitas tener acceso a las métricas.

Pero los clientes no se llevan bien con ellas. Ya sea por desconocimiento tecnológico o por conveniencia suelen complicar estos datos con excusas y el copywriter se queda picueto sin saber cómo proceder.

Por falta de conocimiento, muchos clientes infoproductores o que te contratan para que les ayudes a vender sus servicios, no tienen la capacidad de instalar o medir con Google Analytics o no tienen ni pajolera idea de lo que es un A/B testing.

Por otro lado, encontramos otra cosa que no le gusta hacer a muchos clientes cuando se trata de lanzamientos de formación.

Suelen tener miedo a compartir el volumen de ventas, porque piensan que entonces vas a querer subir el precio de tus honorarios, o ir a porcentaje, lo que te saldría a ti más rentable y a ellos obviamente, al contrario.

Por eso no te lo comparten o te dan una cifra muy aproximada.

De hecho, te aconsejo que a esta le añadas siempre un 30% o un 40% más porque suelen mentir en ese aspecto.

Hay pocos clientes que te compartan la información abiertamente con la intención de mejorar, que se pula el copy y hacerlo mejor en la próxima ocasión.

Entonces, desde la perspectiva del copywriter, es muy difícil poder justificar su trabajo porque los clientes no suelen compartir la información de las métricas.

Los e-commerces suelen ponerlo más fácil, porque está todo el proceso mucho más automatizado y medido. Suelen tener todas las métricas de cada fase, desde la captación del funnel, hasta la venta, la postventa e incluso el retargeting.

Pero, como ya te he explicado, el infoproductor medio o la persona que vende servicios no suele compartir información por… repite conmigo:

  1. Por desconocimiento tecnológico,
  2. Por miedo a tener que subir la tarifa que tiene que pagar al copywriter.

Por eso es muy difícil justificar el éxito de nuestras campañas y se hace complicado subir precios o que perciban el valor de lo que cobramos.

 

¿Qué hace bueno a un copywriter? Las métricas tienen la respuesta

En el mundo en el que nos movemos hoy en día encuentras un mercado saturado de redactores, copywriters y demás profesionales del marketing luchando por un trozo de tu pastel.

Más allá de tu habilidad natural como persona espabilada para ganarte la vida en Internet, tendrás que poder posicionarte y defender que eres un copywriter del copón de la baraja. ¿Y cómo puedes acreditar esto?

Mira, los factores clásicos que han estado involucrados en la crítica del trabajo de escritura durante siglos han sido factores holísticos como la comprensibilidad, la simpatía, la profundidad y la emoción.

Vale.

En el mercado actual estos factores no son suficientes para evaluar la calidad de un trabajo de copywriting. Son factores principalmente subjetivos y casi imposibles de analizar de manera rigurosa y consistente.

Otros factores más convenientes, que demuestran lo buen o mal copywriter que eres frente a un cliente son las ventas.

El dinero. El verde. La panoja.

Y esos datos únicamente vas a obtenerlos del software escogido para medir las acciones.

El problema que se encuentran muchos copywriters de respuesta directa es que ellos mismos no saben cómo medir su trabajo, y por otro, los clientes juegan al despiste dificultando el acceso a esta información tan relevante.

 

¿Qué puedes hacer para tener acceso a las métricas de lo que escribes?

Pues dos cosas:

Primero, aprende a medir tu trabajo. No hace falta que seas un experto en Analytics, pero si tener unas nociones básicas para pedir acceso y poder ver tú mismo si tu trabajo ha resultado un éxito o no.

Te servirá para mejorar, cambiar, pulir cosas que hagan más efectivo tu trabajo a largo plazo.

En segundo lugar, que dejes claro a los clientes desde un principio, la importancia que tiene para tu trabajo el tener acceso a los datos de ventas, conversiones, interacciones, si han abierto los emails, en qué fase del funnel se han caído más leads, etc.

Y si no te funcionan ninguno de los dos, utiliza la persuasión para que tu cliente perciba el valor de contratarte, sea cual sea tu tarifa.

Si un copywriter no sabe venderse le recomiendo que se dedique al ganchillo o a cualquier otra actividad que no conlleve vender.

 

Si quieres más consejos sobre cómo lidiar con los problemillas típicos del copywriting con los clientes, con las métricas y con muchas otras cosas, tengo una newsletter a la que puedes suscribirte.

Y también tengo el Curso de copywriting más atípico, donde voy un paso más allá explicándote al detalle todo lo que dicen los grandes del copywriting de más allá de nuestra lengua materna. Aquí sí que tendrás que sacar la tarjeta.

Si te interesa seguir en mi universo, de GRATIS, aquí abajo tienes la cajita.